7 Primer intento de naming (de todo se aprende)

proceso de construcción de la empresa proceso de creación de marca

7 Primer intento de naming (de todo se aprende)

Empezamos a aplicar nuestro método (o sistema, está por ver el nombre, y estará en el libro) para destilar nuestro ADN, un ADN muy rudimentario aún porque no estamos operando, pero sí sabemos, a grandes rasgos, por dónde queremos ir.

Qué queremos transmitir en esta fase:

Algo clásico, intemporal, y al mismo tiempo innovador, contemporáneo (fácil, ¿eh?)
Algo exclusivo, no es una empresa que busque vender volumen, ni crecer por crecer
Algo artesanal u orgánico, que pueda trabajar con tecnología pero apelando a las personas
Algo creativo, ya que una de las definiciones que barajamos, y que estaba muy en boga en los 80’s, fue la de “boutique de ideas”

Y es que en ese momento (hace días, pero parece siglos) no teníamos tan claro como ahora a lo que nos queríamos dedicar. Estábamos al principio de desarrollar el método del que os hablaremos más adelante, pero lo que sí teníamos claro era un concepto, un valor, que sobresalía sobre los demás: la complicidad.

Somos cómplices entre los socios, en el equipo, y queremos ser cómplices con nuestros clientes y con sus públicos. La complicidad es una muy buena cualidad sobre la que construir, y por eso pensamos en nuestro primer nombre:

Parker & Barrow

O

Parker
+
Barrow

Parker y Barrow son los apellidos de uno de los dúos de cómplices más famosos de la historia… Bonnie & Clide.

Leave your comment


*