5 Naming, sólo existe lo que se nombra (3ª parte)

proceso de creación de marca

5 Naming, sólo existe lo que se nombra (3ª parte)

Las empresas necesitan, como las personas, tener un nombre que les caiga del mejor modo posible, que describa todo lo que pueda, o que sólo con oírlo, si es posible, genere asociaciones.

Cuando se nombra a un niño nadie sabe qué carácter va a tener, pero cuando conocemos a un Tomás que es muy bromista nos parece que el nombre le va que ni pintado, y si el notario se llama Alfredo, o José Ignacio, también nos parece que le cuadra. Así como Borja Mari te remite a un tipo arquetípico, lo mismo sucede con las marcas, con la ventaja de que cuando nombras a una empresa, a una marca o a un producto, sí puedes tener claro a priori cuál va a ser su carácter, sus valores, lo que se quiere que el público asocie a ese nombre, y es, si no más fácil, sí un proceso que se puede sistematizar y que cuenta con una serie de herramientas que ayudan a buscar la palabra que mejor describe lo que queremos decir.

Es como si antes de bautizar al niño ya supiéramos si va a ser deportista, empollón o relaciones públicas, y pudiéramos ponerle el nombre más acorde.

A esto es a lo que nosotros nos dedicamos cuando hacemos naming: a trabajar con las marcas cómo son, para encontrar el nombre que mejor les va.

Leave your comment


*